Páginas vistas en total

jueves, 18 de diciembre de 2014

TRAVESÍAS



¡HABLA, HARPO!

    El cine de mi infancia estuvo marcado por las matinales de los domingos, y por las sesiones continuas cuando la economía nos permitía, a mi hermano y a mí, olvidar las numerosas miserias materiales y humanas. Vivíamos las aventuras de Steve Reeves, Gordon Scott, Charlton Heston, o los clásicos Chaplin, Cantinflas y las reposiciones de los Hermanos Marx: Groucho, Chipo y Harpo, Una noche en la ópera, Un día en las carreras, o El hotel de los líos. Harpo era el hermano mudo, aunque, como relata en ¡Harpo habla! (Seix-Barral, 2010), rompería su silencio en 1962 para contar en unas delirantes y conmovedoras memorias, su infancia, lo precario de sus inicios en el mundo del espectáculo, el éxito en los años dorados de Hollywood y, sobre todo, la estrambótica historia de su familia.
     Harpo fue el más niño de los hermanos, en sus películas roba pequeñas cosas, persigue a las chicas jóvenes, provoca algunos desastres sin intención, aunque resulta simpático a todo el mundo. Groucho fue el más irónico, Chico el más marrullero. El autor de ¡Harpo habla! usaba peluca rizada, sombrero de copa, y gran gabardina sin fondo donde cabía de todo. Tocaba una bocina que daba réplica a las insensateces de muchas conversaciones. Se hacía llamar Harpo porque desde niño tocaba un arpa vieja de su abuela. En sus memorias hay mucho de la vida artística, de la celebridad de los Marx, y una especial atención a la familia: padre de cuatro hijos adoptados, siempre aseguraba que pese a no ser biológicos, estaban destinados a encontrarse. Alguien que escribió, «No sé si mi vida ha sido un éxito o un fracaso (...), no tengo ninguna prisa en convertirme en una de las dos cosas», no puede pasar desapercibido.



      Sábado, 5 de noviembre, 2011; pág., 8.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada