Páginas vistas en total

lunes, 22 de diciembre de 2014

TRAVESÍAS



MAUTHAUSEN
          Alrededor de unos 7.000 republicanos españoles convivieron en el campo del horror de Mauthausen, situado cerca del pueblo austríaco que bordea el Danubio, junto a la industrial Linz. Cuando el 5 de mayo de 1945 dos patrullas americanas liberaron el lugar, habían sobrevivido a la barbarie nazi apenas 2.184 prisioneros. Los españoles llegaron hasta allí en pequeñas expediciones: en agosto de 1940, un total de 398, unos días después, otros 377, un nuevo grupo de hombres y adolescentes, 927 bajaron en la estación de Mauthausen, camino de Irún, y en diciembre de 1941, llegaron otros 342. La cifra entre 1940 y 1941 oscilaría entre los 2.240 del primer año, y los 4.570 del segundo. La concentración de republicanos españoles se explica por la potencialidad que las SS vieron como buena mano de obra para la explotación de la cantera y el empuje de proyectos de crecimiento del recinto. Colaboraron en la construcción del muro de piedra, las torres de vigilancia, los crematorios, las cámaras de gas, la lavandería, las duchas y la cocina, además de nivelar el camino e igualar una escalera (de la muerte) de 186 peldaños por la que se accedía a la explanada desde la cantera.
          El violinista de Mauthausen (2010), de Andrés Pérez Domínguez, recrea el París ocupado, el Berlín en ruinas, y parte del relato se detiene en la dura subsistencia en el campo de exterminio, y además ofrece un  triángulo amoroso: Rubén, Anna, Bishop, visto desde el horror de una guerra. Se han realizado ocho reimpresiones, ahora aparece una edición especial homenaje que, desde aquí, recomiendo vivamente.



           Sábado, 20 de noviembre, 2010; pág., 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada