Páginas vistas en total

miércoles, 19 de febrero de 2020

Margarita Leoz


… me gusta
                                       FUERA DE LUGAR
                
      


  
       Margarita Leoz (Pamplona, 1980) concibe y estructura su literatura con un estilo preciso y cortante, crea un conflicto latente en las primeras páginas de unas historias que se configuran cuando enfrenta a sus personajes a ese mundo que la narradora construye como un método de defensa en los escenarios inventados, técnica que descubrimos en Segunda residencia (2011) una muestra de la insatisfacción, la soledad, o la incapacidad de sus protagonistas para alcanzar la felicidad. Flores fuera de estación (2019), su segunda entrega, está compuesta por cinco relatos que, en su sentido técnico, se convierten en una continuación lógica de los trece anteriores. Construidos con una prosa elegante, clara y académica, su lectura emociona, muestra esos pequeños detalles que nos hacen contemplar cuanto ocurre a nuestro alrededor, donde sin pensarlo se generan pequeñas historias diarias que le dan a nuestra vida el cambio inexcusable sin necesidad de efectos peculiares, de acciones, o misterios que acaban resueltos en la última página de un libro. Un inesperado viaje en pareja a un entierro, un joven, Eloy, sin ganas de crecer que vive en una tienda de muebles cerrada al público desde hace años, el amor de un hijo por sus padres, la amistad de dos hombres y sus respectivas mujeres que deviene en drama tras la desaparición de uno de ellos o el regreso a la infancia en la casa donde creció abandonada con el paso del tiempo.
       Lo curioso de estos relatos, rozan las cincuenta páginas, se acercan a una novela corta y sus tramas, bastante más desarrolladas, permiten subtramas y profundizan en la psicología de los personajes, incluso una perspectiva mejor del tiempo narrado. El conflicto deja de ser esencial, la tensión se dilata, y en algunos casos esta amplitud permite que el tiempo narrativo se prolongue. Estos cuentos siguen las características propias del género: la intensidad, el aura de misterio, o que el lector siga teniendo un papel activo. Los temas, el amor, la muerte, el paso del tiempo, la fugacidad de lo vivido, son una constante que los acercan a Segunda residencia porque, también, muchos de estos personajes son antihéroes y el extrañamiento, la atmósfera inquietante, el gusto por el detalle y la sugerencia caracterizan a muchos de ellos. Cotidianos, abrumadores, despojados de todo artificio, con una ambientación imprevista que permite a la historia sumergirse en un lugar oscuro donde los hechos narrados y las formas construidas se vuelven inquietantes, y psicológicamente contradictorias e inestables porque la narradora lleva a sus personajes al límite, vidas que se enmarcan en unos acontecimientos externos a su devenir cotidiano, cual flores fuera de estación.






FLORES FUERA DE ESTACIÓN
Margarita Leoz
Barcelona, Seix Barral, 2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario